Todos recordaremos el día 4 de febrero como el día en que la Virgen no pudo salir a la calle en procesión para celebrar la Candelaria, pero también como uno de los actos más bonitos celebrados en la Iglesia San Juan Evangelista…